Usted está aquí

Publicaciones

La independencia judicial como garantía de acceso a la justicia en Uruguay

Implementación de políticas de prevención de violencia de género.

Por: Fanny Samuniski Aporte de MUJER AHORA a la II Asamblea Nacional de Derechos Humanos de la INDDHH y Defensoría del Pueblo – Maldonado – Uruguay La violencia de género no es un clavel del aire, no se desarrolla a partir de la nada, se sustenta en una organización social y política discriminatoria, que define la posición subordinada de algunos grupos de la sociedad y limita sus derechos. Es la manifestación extrema de la desigualdad, la evidencia de un déficit democrático y uno de los síntomas de la incompleta ciudadanía de las mujeres. Y sin embargo se constata una férrea resistencia social y política a admitir esta realidad y mantenerla invisible, cuando se la interpreta en clave biológica o interpersonal, y se omite considerar el desequilibrio en las relaciones de poder entre los sexos en los ámbitos social, económico, religioso o político.

Una propuesta para la reforma del sistema nacional de justicia

Por: Marina Morelli Núñez Aporte de MUJER AHORA a la II Asamblea Nacional de Derechos Humanos de la INDDHH y Defensoría del Pueblo – Maldonado – Uruguay “Reformar” significa modificar algo, por lo general con la intención de mejorarlo. Al pensar en reformas al sistema de justicia nacional, inevitablemente, nuestra atención se centra en una arista normativa. De esa forma, se tiende a limitar el análisis a la necesaria promulgación formal de normas y en modificar disposiciones constitucionales hoy existentes. Si bien ese es un plano que no desconocemos en su relevancia, sabemos que los tiempos estatales y las voluntades políticas implican necesariamente un extenso periodo de tiempo, máxime tomando en consideración la temática de la cual se trata. Es por ello, que pretendemos re-dimensionar el significado de “reforma”, entendiendo que contiene, pero no se limita a las modificaciones legales y constitucionales. Durante ese lapso de tiempo institucional, las organizaciones sociales no sólo están en condiciones de desplegar su labor de incidencia, también de ejecutar acciones concretas y colectivas que reforman al sistema de justicia. En este sentido, nuestro aporte de participación ciudadana no está destinado a un estante de bibliotecas jurídicas o ser objeto de fervientes discusiones entre doctrinos, sino a un aterrizaje en una dimensión real, concreta que aborda una sola arista y refiere a la integración del máximo órgano del Poder Judicial.

Ley Integral de Violencia hacia las Mujeres

Por: Marina Morelli Núñez y Rosana Medina Por todo lo que acabamos de exponer, para nosotras es necesario lograr una legislación que rompa con el modelo patriarcal de legislar, nombrando a las mujeres como sujetas de derecho. Nos pronunciamos enfáticamente respecto a que es tiempo ya, que en Uruguay comencemos a llamar a las cosas por su nombre. En este sentido, y ya desde el propio nomen iuris preferimos hablar –en lugar de una ley integral de violencia de género- de ley integral de violencia hacia las mujeres con el gran desafío de que esta norma pueda contemplar en sus disposiciones las múltiples discriminaciones que sufren las mujeres.

Una mirada de la legislación de violencia hacia las mujeres en Uruguay

Por: Rosana Medina Ponencia presentada en el "Seminario sobre tratamiento de la violencia en el sistema de justicia de la Red uruguaya Contra la Violencia Doméstica y Sexual”, realizado el 16 de setiembre de 2011

Reflexiones hacia la Criticidad Feminista

Por: Tania Agerrebere y Natalia Magnone En el contexto mundial de globalización de la violencia social, de la pérdida de los sentidos colectivos, en un mundo del todos contra todos , en definitiva en esta configuración social violenta, competitiva y autoritaria que se afirma excluyendo, en donde muchas veces gana: ¿viste como es? o `es lo que hay valor`... Donde la propuesta global es adáptate o no existís

¿POR QUÉ INCLUIR LA PERSPECTIVA DE GÉNERO EN LOS ABORDAJES VINCULARES?

Por: Marcela Jubín Guido "Una mirada" sobre la violencia en la pareja, en la que la comprensión del problema se desarrolla en base a la perspectiva de género y DDHH. Pensando con Adriana y las compañeras de la comisión científica como íbamos a encarar la actividad pensamos que lo mejor sería dar cuenta de las cuestiones de género desde el propio quehacer. Desde hace un tiempo vengo sintiendo que habito contextos diversos y la posibilidad de establecer puentes puede ser hoy la idea, no con el propósito de armonizarlos y si con la disposición a la incomodidad. Teniendo en cuenta básicamente que en cada uno de estos espacios se abren bastos campos y que internamente conllevan nuevos lugares y controversias.

Programa Comuna Mujer

Sistematización, Evaluación y Proyección del Modelo de Intervención de Mujer Ahora en las zonas 9 y 14 de Montevideo

Sociedades No Patriarcales: ¿ existieron o existen ?

Por:Marcela Jubín Guido. Es así que decido tomar esta pregunta como guía para el trabajo de Antropología, sin tener idea de lo que esto implicaría. Comencé con una gran ingenuidad pensando en generar un pequeño proyecto de investigación para rastrear en las diferentes configuraciones vinculares los indicios de culturas no patriarcales. Pensé de este modo que podría hacer un recorrido por los contenidos del curso e ir encontrando pistas, así buscaría por ejemplo la definición de cultura, definición cultural de lo femenino y lo masculino, la división del trabajo, la organización de la vida doméstica, la familia, el matrimonio, los lazos de parentesco, residencia y filiación, también haría una recorrida por los grupos estructurales de la sociedad y las comunidades. Esto implicaba un real desconocimiento de la inmensa cantidad de trabajos que se han realizado en este sentido. La creencia que subyacía a mi ingenuidad era la poder comprobar a partir de la observación empírica (o de la sistematización de esta) si existen o no sociedades igualitarias.

Educación y Género. Aportes para el debate.

Por: Fanny Samuniski y Natalia Magnone. En un proyecto educativo democrático, las instituciones educativas deben trabajar con perspectiva de género, condición necesaria para poder contribuir a la construcción de relaciones equitativas entre los hombres y las mujeres. La educación democrática incluye contenidos diversos, los más evidentes relacionados con la universalidad del acceso a la educación, a las formas de organización y funcionamiento social, a la representatividad, a la vigencia de los derechos. Estos enfoques no encaran el obstáculo que constituyen las inequidades de género para acceder a una democracia entre iguales diferentes. Es necesario que la educación se comprometa en la tarea de eliminar los contenidos y las prácticas sexistas de las materias y promover activamente la igualdad de oportunidades y derechos reales para niños, niñas, adolescentes, mujeres y hombres. “Una sociedad más tolerante, más respetuosa y democrática exige una labor educativa orientada a la eliminación de patrones discriminatorios.” “Una educación para la igualdad, una educación para la tolerancia, no surge de la relación espontánea entre educadores y educandos. No es un simple acto de “buena voluntad”. Para que tenga éxito como pauta educativa, se requiere una labor intelectual y emocional diferente, sensible, rigurosa y planificada. En la práctica docente no sólo se enseña a leer y escribir, se enseña a ser, y vale tanto lo que se jerarquiza como lo que se subestima”.Para poder iniciar este camino de cambios debemos hacer visible para nosotros/as cómo se construyen las identidades de género, y la responsabilidad de la educación en el proceso.

Páginas